La Aromaterapia energética asocia el conocimiento del alma de las plantas, dicho de otro modo, de los aceites esenciales, a la ciencia de los chakras y los cuerpos sutiles así como a toda las facultades de los órganos sensoriales, en primer lugar el sentido del olfato y del tacto.

Los estudios demuestran que existe una intensa relación entre Olfato-Memoria-Estados de ánimoEmociones-Pensamientos. Los aceites esenciales tienen el potencial de generar cambios positivos mediante el vínculo olfatorio y mental, aunque cada persona posee experiencias que explican la respuesta ante ciertas situaciones y olores. El vínculo entre el olfato y las emociones es muy profundo. Ningún otro sentido tiene capacidad para actuar tan directamente sobre el ámbito más primitivo de la mente, que es la sede atemporal de nuestros estados de ánimo y nuestras emociones. El sentido del olfato nos transporta en el tiempo y el espacio. En ese mágico viaje revivimos experiencias y emociones largo tiempo olvidadas. El aroma de hoy se encuentra en la memoria con el aroma de ayer, sorteando los filtros de la mente consciente y lógica.

Toda emoción está unida a una sustancia química y nuestro cuerpo tiene que vibrar en cierta frecuencia para experimentar una emoción. Las emociones se asocian con la forma de vibrar de los tejidos. Para cambiar la forma en la que sentimos algo, tenemos que cambiar la frecuencia vibratoria del cuerpo. Las emociones son energía en movimiento. Aromas-emociones-recuerdos, están muy relacionados entre sí. Los aceites esenciales tocan el centro del alma y llegan a niveles muy profundos e inconscientes de la mente, permitiendo disolver viejos patrones. No destruimos, disolvemos (Solve et coagula). Limpiar y renovar, Solve et coagula, conocida frase de la alquimia medieval, que quiere decir que nada nuevo se puede construir si antes no hacemos sitio, deshaciendo -disolviendo- lo viejo.

El estado de nuestro cuerpo físico es la consecuencia de una gran cantidad de información y procesos que se van acumulando con el paso de los años hasta almacenarse en nuestros centros energéticos, esos que solemos llamar chakras. Toda nuestra biografía, incluida la que procede de vidas anteriores, se concentra en nuestros centros energéticos. Una acumulación de pensamientos negativos puede llegar a atascar, e incluso bloquear, el buen funcionamiento de un chakra. La sensación de no haber sido amado, respetado o comprendido durante la infancia, el doloroso luto por un ser querido o el impacto de una guerra, por ejemplo, son experiencias que pueden perturbar el buen funcionamiento de uno o otro chakra. El hecho de encadenar vivencias negativas puede contaminar uno o varios chakras y llegar a provocar, en lo sucesivo, varias patologías en todo el organismo.

La elevada tasa vibratoria de los aceites esenciales estimula los cuerpos electromagnéticos del cuerpo para activar los procesos curativos naturales. La conciencia superior, siempre se deja llevar por colores, sonidos u olores en función de sus cualidades sanadoras vibracionales. Un olor puede influir en todos los niveles, del etérico al físico, enseñando al sistema corporal a funcionar a un nivel más consciente y elevado.

Los aceites esenciales han aportado a nuestras vidas mucho más que fragancias. Todos los remedios a base de plantas tienen capacidad potencial de iniciar el despertar del Alma. Nos recuerdan el viaje que estamos haciendo, reavivan nuestra pasión y activan dinámicamente el florecimiento del corazón. Al reconocer la importancia de los aromas en nuestras vidas. Reconocer la belleza puede tener gran capacidad de curación. Introducirla en nuestras vidas a través de los sentidos aumenta y profundiza nuestra conciencia para influir en la salud física, en nuestro estado mental y en nuestra conexión espiritual. La creación de belleza nos hace trascender a otro tiempo y lugar en el ámbito profundo de nuestro Ser.

Los aceites esenciales se eligen por su perfume o sus propiedades terapéuticas. Pueden tener un efecto calmante, estimulante, antidepresivo, equilibrante, antiviral, antibacteriano, desintoxicante, analgésico, tonificante, antiséptico, enraizador o edificante.

Reflexiones sobre algunos aceites esenciales


Bergamota
Citrus bergamia
Pericarpio

En aquellos momentos oscuros, donde parece que no encontramos salida, donde todas las puertas parecen cerradas, donde se ha perdido la esperanza, la alegría, incluso las ganas de vivir, el aroma alegre , vivo, fresco, solar de la bergamota, es un bálsamo bendito que nos conecta con la luz perenne de nuestro espíritu. La luz está en nuestro interior, el olor de la bergamota nos conecta rápidamente con ella. Los momentos de sombra, la "noche del alma", son oportunidades de la vida para aprender sobre nosotros, sobre nuestra riqueza interior, sobre nuestra humanidad. La depresión y la tristeza sólo son lugares de tránsito, de concocimiento, no son un buen refugio para esconderse del dolor, porque nos producen mucho sufrimiento. Es en la más completa oscuridad, donde se hace más formidable la presencia de la luz.


Angélica
Angelica archangelica
Raiz

El aroma de este aceite esencial, de nombre angelical, puede confundirnos respecto a sus aplicaciones prácticas, ya que se trata de uno de los mejores aliados para enraizarnos, tal y como ocurre con la planta, que posee un sistema radicular muy poderoso y eficaz. Cuando necesitamos conectarnos con la realidad, con nuestra vitalidad y poder físico, con nuestra fuerza para solventar dificultades, es bueno acordarse del potente, picante y terroso aroma de la raíz angelical (existe otro aceite esencial de las semillas). No resulta útil en situaciones en las que queremos aposentarnos y expresar con fuerza nuestras ideas, llevándolas a cabo hasta el final. Excelente para personas que siempre "están en las nubes".


Rosa
Rosa damascena
Flores

Es el aroma del amor. La rosa, la rosa mística, la rosa divina, la rosa celestial, es el símbolo del Amor, la expresión divina materializada en forma de flor del amor de Dios por el mundo. Es el símbolo y el olor de los santos, del amor en si mismo. Pero Dios adornó estas hermosas flores con afiladas espinas, para que nos acordásemos del equilibrio, para estimular la integración, para despertarnos a la ternura y el respeto.

Me permito entresacar estas líneas del precioso trabajo de Michael Brown "El proceso de la presencia", porque creo que no podría expresar mejor la auténtica esencia y mensaje de la rosa:

"Todos sabemos lo que es el dolor. Cada uno de nosotros lo ha experimentado (dolor físico, mental, emocional) tanto en esta vida, que tenemos la tendencia consciente o inconsciente de buscar un estado en el que podamos disfrutar de alegría eterna. Este estado del ser es posible aquí, pero no surge de la decisión de seguir un sendero que tenga "un destino" o un sendero que se base en la exclusividad. Si Dios es infinito, el viaje hacia la realización divina tendrá que ser un viaje eterno. Si Dios lo creó todo, entonces tendremos que abrazarlo TODO para poder integrar lo que es Dios. El sendero hacia una experiencia vital auténticamente alegre sólo se hace posible cuando nos abrazamos a cada una de las experiencias que la vida nos ofrece. La alegría surge del abrazo de la belleza, a la fragancia y a las espinas de la vida. Es importante, sobre todo cuando las cosas se nos ponen difíciles, que recordemos que todo en esta vida es una expresión de Dios, con independencia de cómo la interpretamos en un momento dado.

Cuanto más conscientes estemos, más claridad tendremos, simplemente por el hecho de que las rosas tengan espinas no tenemos porqué sangrar, aunque sea algo que pueda pasar a veces. Las espinas están ahí para recordarnos que vayamos por el mundo con la conciencia del instante presente, para que no nos apresuremos, y para ser tan amables con nosotros mismos como suave es el tacto de un pétalo de rosa. De este modo nos daremos cuenta de lo hermosas y perfectas que son las espinas de la vida, que adornan nuestro sendero de vuelta hacia la plena conciencia.

Pero aún hay otra lección inherente en esta flor regia: ¡el mero hecho de que la rosa tenga espinas, no significa que haya que limpiarla de ellas!. Las espinas nos dicen que toda la belleza en la creación se ha de transmitir con el amor, el cariño, la atención y el respeto inherentes a la conciencia del instante presente".

Así pues, este aceite esencial, considerado como el de mayor tasa vibratoria de todos los conocidos, misterioso, desconocido y venerado por los aromaterapeutas, es tal vez la llave maestra que permite transformar la experiencia de la soledad o del sentimiento de abandono, en la experiencia de la conexión profunda con el corazón del Universo: El Amor.


– Estudios en la escuela Internacional de Aromaterapia de Barcelona con Enrique Sanz Bascuña.